Desarrollo Personal
Publicado por Maria Luisa Huerta
0

El vínculo entre tu imagen y tu yo interior es un camino que puede ser recorrido en dos direcciones:

Muchas son las personas que se sienten desconectadas de su vida y no lo dicen, no lo comentan. En esta sociedad vamos tan rápido que se nos olvida que tenemos un propósito personal, que existe una manera de ser más felices y la oportunidad de vivir plenamente.

Realmente tenemos un potencial que desarrollar aunque en tu mundo interior no sabes bien como hacer para sentirte mejor y desarrollarte. Todo lo que sientes dentro se proyecta fuera, en tu entorno, en tu imagen y en tu estilo de vida, y sabes que se puede hacer algo más.
Cuando eres consciente de esto, ya es más posible tu realización personal. Sólo cuando te reconoces a ti mismo, cuando permites que tu Yo interior hable y se exprese libremente, cuando te aceptas tal y como eres dejas que tu imagen lo refleje. Así es como abres el camino a tu crecimiento personal, a tu propósito, tu vocación y tu auténtica belleza de la mano del autoconocimiento, la apariencia y el estilo.

Es importante mirar más allá del espejo para tomar conciencia de quién eres y cuál es la imagen que proyectas en el exterior.


Queremos saber si os gustaría que se creara un curso en base a la Psicología aplicada a la Imagen Personal. Comentarlo, Gracias.
 



Mª Luisa Huerta.

Coaching de Imagen y Poder Personal.


Conviértete en un profesional capaz de transformar la vida de tus clientes a través de su imagen
.

0
EL MASAJE : ORÍGENES
Publicado por Maria Luisa Huerta
0

Un masaje es un conjunto de acciones mecánicas, más o menos intensas, rítmicas y profundas, aplicadas con las manos con el objeto de influir sobre la piel, los músculos, la circulación sanguínea y linfática, y el sistema nervioso, para lograr el equilibrio físico y mental.

La palabra ¨masaje¨ no posee un origen etimológico claro. Lo más probable es que proceda de la palabra francesa ¨masser¨(dar masaje), a su vez , esta palabra puede tener su origen en el árabe ¨mass¨(tocar con suavidad), del griego ¨massein¨(amasar) o en el hebreo ¨mashech¨(palpar), pues han sido muchas las civilizaciones que han practicado la técnica del masaje y se han beneficiado de sus efectos.

Se puede considerar el masaje como la terapia más antigua utilizada por el hombre, surge como respuesta intuitiva frente a dolores y traumatismos.

Las primeras referencias escritas que tenemos del masaje proceden de Oriente, dónde ya practicaban en épocas anteriores al nacimiento de Cristo. El masaje llega a Occidente desde la India, a través de Persia y Egipto, dónde era realizado por la casta médico-sacerdotal con fines religiosos y curativos, y por los esclavos para embellecer a sus señores.

Los griegos y los romanos con su culto al hombre (no olvidar la frase¨mens sana in corpore sano¨) practicaban asiduamente el masaje para aliviar la fatiga de los guerreros, mantener en forma a los atletas y para conservar la salud y curar la enfermedad. En la época romana hay establecimientos, ¨Las Termas¨, en las cuales a parte de la utilización de los baños en sus diferentes formas se practicaba el masaje con aceites y ungüentos, siendo administrado por los ¨traclatores¨, masajistas especializados.

En la Edad Media, esta técnica pierde interés entre la clase médica occidental y entre el pueblo, debido a la espiritualización cristiana y al desprecio del cuerpo surgidos en respuesta a las decadentes costumbres romanas. Siendo en el mundo árabe donde se conserva su práctica, encontrándose referencias en los escritos y tratados de los médicos.
Es con el Renacimiento, con el surgimiento del interés por el cuerpo y la salud y la admiración por las culturas clásicas, cuando de nuevo es integrado el masaje dentro de las prácticas médicas.

En los S. XVII y XVIII, nombraremos médicos como el alemán Hoffman y al francés Tissot por sus obras sobre el tema, en las que ya describen algunos de los efectos fisiológicos.
Son los suecos P.H Ling y Zander, en el S. XIX, los que establecen las bases anátomo-fisiológicas de las técnicas de masaje y movilización, creando la gimnasia y el masaje sueco, con fines de mantenimiento, sentándose de este modo la mayoría de las técnicas occidentales.
A finales del S. XIX y principios del S. XX se realizan numerosos estudios científicos de las acciones del masaje y sus múltiples técnicas y modalidades. De modo que el masaje actual se basa en las técnicas empleadas por las distintas escuelas orientales, americanas y europeas.

Y es en el presente siglo cuando vuelve a desarrollarse el ¨masaje estético¨, tras la emancipación de la mujer y el resurgir de la importancia del cuerpo para mantener una adecuada forma física que ayude a conseguir el equilibrio personal; la sociedad se interesa de nuevo por los cuidados corporales.

0
Protocolo para la aplicación de decoloración
Publicado por Maria Luisa Huerta
0

¿Cómo funcionan las decoloraciones?

1. Pasar al cliente a un tocador (sin lavarle la cabeza).

2. Le pondremos una toalla y la doblamos en el cuello hacia adentro.

3. Le colocamos la capa de tinte, abrochándola detrás y le aplicamos la crema protectora para la piel del contorno, orejas y nuca.

4. Miramos la ficha o elegimos la altura de tono que queremos conseguir.

5. Cepillamos el cabello y realizaremos 4 secciones en forma de cruz: desde el centro de la frente hasta el centro de la nuca y otra, de oreja a oreja, para facilitar la aplicación del producto.

6. Empezamos por detrás de medios a puntas y masajeamos para que se oxigene mejor el cabello.

7. Seguidamente aplicaremos el producto en las raíces, del mismo modo, empezando por detrás.

8. Impregnar bien con la paletina, depositando el producto y procurando manchar lo mínimo la piel.

9. Las particiones de cabello serán regulares de 1/2 cm aproximadamente y la aplicación homogénea, evitando así la aparición de ´´moscas o lunares´´ que se denominan a las zonas que han quedado por cubrir.

10. Una vez aplicada la decoloración, limpiamos las posibles manchas con un algodón y agua y lo dejamos el tiempo de exposición que nos indique el fabricante.

11. Cumplido el tiempo de exposición, pasamos al cliente al lavacabezas y le hacemos una emulsión, aplicando un poco de agua y masajeando. Después le aclaramos bien la decoloración, le aplicamos dos dosis de champú (se recomienda champú ácido para restablecer el PH del pelo) y si precisa, le aplicamos crema o mascarilla.

12. Si han quedado restos de decoloración en la piel, antes de la 2ª aplicación se lo quitaremos con un algodón con agua o bien toallitas destinadas a ello, procurando que no toque el cabello.

13. Una vez realizada la higiene capilar y acondicionamiento, pasamos al cliente al tocador, asegurándonos que hemos dejado bien limpia la teja, para que otro cliente no se manche al apoyarse.

14. Comprobamos los resultados, corregimos si hay alguna desviación y completamos la ficha técnica.

0

Boletín mensual

Suscríbete a nuestro boletín mensual GRATUITO y te mantedremos informado de los últimos cursos y avances

Recibirás un Curso de Iniciación a la Asesoría de Imagen GRATUITO por inscribirte!